DIFERENCIAS  ENTRE  MITO  Y  LEYENDA



El mito es un fenómeno cultural complejo que puede ser encarado desde varios puntos de vista. Sabemos que los mitos pertenecen a una época en que la inteligencia del hombre primitivo no era apta para desentrañar la explicación de los fenómenos que en torno suyo se desarrollaban. El mito no es, pues, más que una explicación de la causa o del orígen imaginado de tal o cual ser, cosa, fenómeno o hecho. Casi todas las culturas poseen o poseyeron alguna vez mitos y vivieron en relación con ellos.
El hombre mitológico sintió que el mundo vivía. Pero no interpretó esa vida como nosotros. Los fenómenos de la naturaleza que se presentaban, no eran el resultado de una ley natural, sino como actos de personajes divinos, o al menos sobrehumanos, de poderes buenos o malos. Era el tiempo dela fantasía, de la expresión poética, de las impresiones producidas por los fenómenos de la naturaleza en la sensibilidad virgen de los hombres primitivos.
El mito entrega el conocimiento de la vida del hombre antiguo y la interpretación de su pensamiento y de sus acciones. Es una clave que permite reconstruir, trozo a trozo, el tiempo sin escritura. El dato mitológico pasa a ser el auxilio a muchas disciplinas humanísticas y científicas que exploran el origen, el ambiente y el quehacer natural e intelectual del hombre. Por otra parte la Ilustración y el romanticismo estimularon el interés por el Mito, a través de teorías sobre su origen y la aparición de nuevas disciplinas académicas. Aunque la ilustración acentuaba la racionalidad de los seres humanos, dirigía su atención a todas las expresiones humanas, incluidas la religión y la mitología. Los estudiosos ilustrados intentaron dar un sentido a los relatos míticos aparentemente irracionales y fantásticos. Sus explicaciones incluían teorías históricas evolucionistas —la cultura humana avanzaría desde un primitivo estado de ignorancia e irracionalidad hacia la cultura moderna de la racionalidad— viendo a los mitos como productos de las primeras épocas de ignorancia e irracionalidad.
Por estas razones merece igual respeto la "relativa inexactitud" de un texto mitológico que la "exactitud relativa" de un texto histórico.
La leyenda responde a los estímulos de la naturaleza circundante, tiene implicaciones de variadas índoles, logra variantes, matices diferentes conforme al medio. Puede tener una razón, una verdad y decir relación con la geografía, con un hecho histórico, con un acontecimiento que repetido y exagerado integra el acervo folclórico, conformando el leyendario.
En la LEYENDA se está a corta o mucha distancia de las fuentes, pero la imaginación popular teje la aventura y la desventura. La imaginación avasalla y colorea la realidad.
Por otro lado, la LEYENDA es una narración tradicional o una colección de narraciones relacionadas entre sí que parte de situaciones históricamente verídicas, pero que luego puede incorporar elementos ficcionales. En el mito todo es estimado como verdadero. En la leyenda se combinan verdad y ficción. La palabra procede del latín medieval legenda y significa &##4;lo que ha de ser leído". Denominación que procede del hecho de que algunos oficios religiosos de la primitiva Iglesia cristiana se leían en voz alta legendas o vidas de santos. Una famosa colección en la edad media fue La leyenda dorada (Legendi di sancti vulgari storiado), escrita en latín en 1264 por el dominico genovés Santiago de la Vorágine, tratado hagiográfico donde los hechos de la vida de los santos se acerca en muchas oportunidades a lo fantástico. La leyenda se sitúa en un lugar y en una época específicas. Tal vez ese rasgo haya estimulado en el siglo XIX al escritor portugués Eça de Queiroz a elaborar su Diccionario de milagros, que dejó inconcluso ya que solo abarca las letras A y B y se publicó, póstumamente, en 1900 &#$0;primera edición española, 1990).
Otra diferencia entre mito y leyenda es que la leyenda se relaciona con un lugar y una época determinadas. El mito alude a los orígenes, que suelen estar fuera del tiempo. Por otra parte, el mito se ocupa principalmente de los dioses, mientras que la leyenda retrata en general a un héroe humano, como ocurre en el caso de la IlIacute;ada y la Odisea o la Eneida. Son legendarias también las historias que florecieron en numerosas novelas de caballería durante la edad media y que fueron fuente de inspiración para escritores posteriores: este es el caso de la leyenda del rey Arturo, con Carlomagno y con el alquimista alemán Fausto.
A pesar de estas diferencia entre mito y leyenda, en ambos tipos de narraciones hay un fulgor común: el de la imaginación y la veneración por los orígenes, y por lo mágico y extraordinario de la existencia.
A continuación algunos tipos de leyendas:

  1. LEYENDAS MARAVILLOSAS

  2. Seres sobrenaturales y extraordinarios.
    Magia, brujería, encantamientos.
    Aparecidos, fantasmas y difuntos.
    Visiones, objetos maravillosos y ofrendas.
    Talismanes y tesoros.
    Magia de la palabra, vaticinios.



  3. LEYENDAS NATURALISTAS

  4. Etiológicas y/o del paisaje.
    Los elementos naturales: Tierra, aire, agua, fuego.
    Plantas, animales.



  5. LEYENDAS HISTÓRICAS

  6. Arqueológicas y de civilizaciones antiguas.
    Épicas y de personajes históricos.
    Leyendas de amor.
    Oficios tradicionales. Picaresca.
    Arquitectónicas: monumentos, casas, pozos.



  7. LEYENDAS MODERNAS URBANAS

  8. Oficios modernos.
    Crímenes y leyenda negra.
    Delincuencia y terrorismo.
    Conflictos sociales y políticos.
    Minorías y sectas.



  9. LEYENDAS RELIGIOSAS, ECLESIÁSTICAS Y DEVOCIONALES

  10. Sobre Cristo.
    De la Virgen.
    De Santos.
    De peregrinos.
    Escatalógicas.





Copyright © 2004 - Todos los derechos reservados
Juan Noziglia - The Netherlands