ASTROLOGÍA



- Introducción a la historia de la Astrología (*)


Ciclo de -400 á 400 E. C.:
El Helenismo
Si bien el ciclo político griego toca a su fin con un último destello en las conquistas de Alejandro Magno, y su unificación del mundo helénico, su fase cultural se prolonga más allá de esta fecha, y nos encontramos aún en este final con nombres y obras que dan a conocer la cultura griega: así Aristóteles (-384 / -322), Epicuro (-342/-279), Aristarco de Samos (-310/-230) y Arquímedes (-278/-212); pero todos son consecuencia final y recapitulación de la evolución del ciclo precedente.
Las posiciones de los astros se habían determinado con una precisión notable, así Kiddinu ó Cidenas (ca. -380/-340) había calculado la duración el mes sinódico en 29d. 12h. 44m. y 3,3 seg., siendo realmente ésta de 29.12.44.2,7. Pero las observaciones se tenían ya desde el Paleolítico, con lo que arrastraban una antigüedad de más de 10.000 años probablemente.
Eudoxio de Cnido (-408/-355) ya citado (n.93), creó el sistema de círculos que explicaba los complejos movimientos planetarios, y tiene también un tratado sobre los Fenómenos muy comentado, y asimismo, según Diógenes Laercio, un Tratado de Astrología. Hay que advertir, sin embargo, que por "astrología" en un principio se entiende todo lo que se relaciona con el cielo y la atmósfera, pudiendo referirse a meteorología, astronomía ó lo que actualmente se conoce como adivinación ó bien la astrología propiamente dicha.
Aristóteles hizo pasar por el tamiz de su sistema filosófico todos los conocimientos acumulados por el anterior ciclo, y su filosofía sirvió de canon a los ciclos romano y medieval europeo, y en especial a la escolástica cristiana. Su parte referente a la astrología se comprendia en algunos tratados como De caelo, Metheorologicas, De Universo y De fato, referentes a cosmología; aunque no están dedicadas específicamente al tema que nos ocupa, pueden informarnos de la concepción griega de su tiempo.
El número de astrólogos en Grecia aumentó como consecuencia de las migraciones del final del período anterior (-1.200/-400); los sabios caldeos de la diáspora se trasladaron a Atenas y otros lugares al ser esta la zona en desarrollo más favorable y centro político dominante. Según Diógenes Laercio (ca. 150 E.C.) en sus Vidas de los filósofos más ilustres los horóscopos de Alejandro, Antígono, Seleuco y Nicanor así como otros personajes notables se había hecho con gran precisión, aunque ignoramos el nombre de quienes los levantaron.
Del primer caldeo que tenemos noticia es de Beroso, quien se estableció en Cos hacia -330, con una escuela de astrología. Este había sido sacerdote de Belus en Babilonia, y esto le facilitó conocer los archivos de sus templos; de allí recopiló una Historia de Caldea. El libro tenía una primera parte dedicada a cosmogonía, en la que parece exponía el sistema astrológico caldeo; luego tenía la historia de este pueblo, que constaba de 10 reyes anteriores al Diluvio, correspondientes a los Patriarcas del Génesis hebreo los cuales reinaron 432.000 años. Puesto que la cronología antediluvial es lunar, equivalen a 35.000 años solares. Sin embargo, existe la equivalencia de 432.000 = 12 * 36.000 = 12 * 12 * 3 * 1.000 lo que nos hace pensar en números sagrados (base duodecimal) ó teóricos. No obstante, la fecha también se incluye en la época de las "marcas de caza" ó incisiones calendáricas investigadas por Marshack lo cual apoya su verosimilitud como historia de la última glaciación, y la cultura paleolítica. La historia completa se ha perdido, pero fragmentos de ella pueden encontrarse en Eusebio, Josefo, Vitruvio, Séneca y Plinio principalmente. También tradujo al griego la obra astrológica de Sargón el Antiguo, asimismo pérdida. Enseñó cosmología y astrología judiciaria y alcanzó tal fama entre los atenienses que le levantaron una estatua en el gimnasio de la ciudad, que lo figuraba sosteniendo una lira de oro.
De lo poco que conservamos de sus escritos, que hubieran sido del mayor interés por transmitirnos directamente los conocimientos de las escuelas caldeas, sabemos que afirmó la doctrina de las Grandes Conjunciones y los cataclismos causados por ellas según los diversos puntos del Zodíaco donde se producen. Según esto, cuando la Conjunción se da en Cáncer, el mundo perece por el fuego; si en Capricornio, por el agua, etc. El mismo origen tiene la doctrina de Séneca (Cuestiones Naturales, 3.29.1) sobre los solsticios de verano e invierno del Gran Año, todo ello de origen babilónico. Actualmente se ha comprobado por registros históricos que la insolación en el Hemisferio Norte o en el Sur, y la combinación de la precesión equinoccial con el movimiento de los ápsides da lugar a períodos glaciales y esto seguramente se refuerza con la posición de los planetas en los distintos lugares del Zodíaco.
En cualquier caso, los griegos se dedicaron a traducir las tablillas babilónicas, y los árabes posteriormente tradujeron los escritos griegos y también las tablillas babilónicas y los libros de la Persia sasánida, y es por esta vía como se comunicó a Occidente la ciencia caldea; y hasta tal punto era importante ésta, que decir caldeo significó, hasta la Edad Media europea, lo mismo que astrólogo ó matemático; en la Bula que anatematiza la doctrina de Prisciliano en el Siglo IV, se condena específicamente como herejes a los "matemáticos", significando los astrólogos.
Ignoramos si la lira de oro que le fué atribuída a Beroso simbolizaba las doctrinas musicales del pitagorismo a que nos habíamos referido antes, pero sin duda el pitagorismo está latente en todos los autores dedicados a la astrología y cosmología de este tiempo. Así ocurre con Aristóxenes (-356/-300), a quien se conoce como creador de una doctrina astrológica basada en la música, parecida a las del pitagorismo. Sus principales obras, Elementos de Armónica, y Elementos rítmicos, se hallan en la línea de las de Nicómaco de Gerasa.
Otro autor bien conocido es Aratus (fl. -315/-250) nacido en Soli o Tarsis, del que nos queda su poema astrológico Phaenomena et Prognostica, escrito a instancias de Antigonos Gonatas, rey de Macedonia, en él trata de las Conjunciones y de los Aspectos de los astros. La doctrina sobre las Conjunciones es fundamental en la astrología, ya que la Conjunción es el Aspecto fundamental de todas las demás, de aquí que Zenón de Citio (-336/5 á -264/3), fundador de la escuela estoica, y sus discípulos, los considerasen tan importantes, y se dedicaran asiduamente al análisis de las doctrinas caldeas. De él tenemos, entre otras obras, Sobre el Universo, y Sobre los Signos.
De Teodosio de Trípoli (o de Bitinia) (ca. -200/-150) hay un tratado sobre astronomía: las Esféricas, que tuvo gran influencia durante la Edad Media europea. Asimismo son de él De diebus et noctis y el De habitationibus, éste sobre la influencia del suelo y el terreno. Ya en plena decadencia el poder e influencia helénica, el centro de cultura también se desplaza fuera de Atenas y su territorio, en este caso hacia las nuevas colonias, como la fundada por Alejandro en el Norte de Egipto, Alejandría, en el Delta del Nilo, con lo que ésta toma el relevo griego.
Por su parte, la zona mesopotámica seguía con su tradición astrológica, y la religión de ella derivada en versión más precisa y científica; algunos de sus habitantes, los Nabateos, practicaban los viejos cultos astrales, y de ahí la importancia de una obra posterior que es una miscelánea de conocimientos de la época, la Agricultura Nabatea. Se trata de prácticas contemporáneas de caldeos, asirios y cananeos; la obra fué traducida, hacia el 900 E.C.
al árabe por Ibn Wahsechiyyah Al Kasdam&iiacute;, que era un caldeo desdenciente de una de las familias más antiguas de Babilonia, refugiadas cerca de Basora y admirador de las obras de sus antepasados, cuya lengua sin duda conocía bien. Este formó una biblioteca árabe-nabatea de la que hasta nosotros han llegado tres obras completas y una más incompleta; las primeras son el ya dicho libro de agricultura, el Libro de los venenos, y el Libro titulado El babilonio de Tekénluscha, es decir, de Teucro de Babilonia, Siglo I E.C.. La incompleta es el Libro de los secretos del Sol y la Luna; éste sirvió de texto a los astrólogos medievales europeos.



- Historia de la Astrología (**)


Los primeros sabios Astrólogos de la antigüedad, los Caldeos de Babilonia, creían que existía una afinidad entre las estrellas y las almas de los hombres; que la esencia etérea es divina, que las almas de los hombres son tomadas de esa reserva y que vuelven a ella después de la muerte; y que las almas de las personas más eminentes de la humanidad se convierten en estrellas.
Para esos magos de la antigüedad, "el alma es una chispa de la esencia estelar".
La Astrología no rige nuestros destinos, ningún planeta del sistema solar ordena leyes inmutables sobre los seres humanos, pero si observamos con un poco de calma su movimiento celeste, descubrimos en su ritmo pausado, en el caminar de ésas grandes moles, un tiempo calculado, un orden cósmico, que nos recuerda que formamos parte de sus ciclos junto a nuestro planeta, miembro también de ésa danza entorno al Sol.
No estamos aislados de un paisaje tan majestuoso y al igual que los sistemas más amplios, los más pequeños reproducimos también ese ritmo ordenado. Así las leyes que son operativas entre los grandes componentes del sistema, lo son también entre los más pequeños, humanos, animales, vegetales...
Los antiguos egipcios sabían que la aparición de la estrella Sirio en el cielo marcaba el comienzo de las grandes inundaciones del Nilo.
Cuando la constelación de la Cabra aparecía en el cielo nocturno, los antiguos sabían que a partir de ése momento, los rayos del Sol irían más y más inundando ésa zona del planeta, de forma que a partir del Solsticio de Invierno, las noches serían cada vez más cortas, y de ahí los antiguos mitos del nacimiento, de la semilla que germina dentro de la tierra para comenzar su nuevo crecimiento, el nacimiento del niño Sol, el nacimiento del Mesías Salvador, que nos introduce en un nuevo año, un nuevo renacer.
Basta asociar las horas más bellas del día con el Lucero Vespertino (Venus), para que éste sea asociado con la dulzura y la belleza de los tonos del cielo a la hora del atardecer, igual que cuando amanece y se llama Lucero del Alba.
Existe un ritmo cambiante, multicolor, biológico, celular y planetario más allá de nuestros relojes de pulsera; y una esfera sobre la que dibujar sus manecillas, el mapa celeste, que nos recuerda a los Mandalas de la India, con sus dibujos geométricos remitidos siempre al camino circular que nos conduce a la espiral infinita de la energía.
Universo, del latín, "Universus: lo que gira siempre en el mismo sentido". Los antiguos también llamaban a éste movimiento inteligente: "Alma del Mundo".

Así los planetas, encarnando nuestros mitos, nos acercan a la realidad que éstos reflejan desde lo más remoto de nuestra historia. Ellos representan las escenas simbólicas que utilizamos como reflejo de nuestra realidad interna. El sistema celeste impreso en los átomos que nos conforman traduce las energías que actúan con mayor o menor fuerza en nosotros.
Los antiguos consideraban a los planetas como personificaciones de sus dioses y les pusieron sus nombres, más adelante la tradición continúa y los nuevos planetas descubiertos siguen incorporando los nombres de dioses mitológicos. ¿Coincidencia?, ¿realidad?, ¿magia?, ¿casualidad?, ¿Sincronicidad?. En cualquier caso los identificamos con dioses o arquetipos que existen y se repiten en nuestro paisaje interior y equivalen a las diversas facetas de nuestra naturaleza.
De ésa forma simbólica, los signos son también arquetipos de un devenir humano, de ésos acontecimientos que influyen en nuestra vida. Así diseñamos nuestros procesos vitales y nos integramos en un proceso universal, en un calendario básico que en primavera florece la semilla para comenzar un ciclo llenos de vitalidad y heroísmo, y que nos permite como seres vivos elaborar nuestra supervivencia.
De ésta forma se desarrolla toda una cultura mítica, basada en los ciclos de la naturaleza, que ordena un tiempo humano y divino, no en un sentido lineal, en el que una hora sucede a otra hora, sino en un sentido creativo, que contiene una dimensión circular, en el que los acontecimientos armonizados con un devenir biológico y energético, nos permiten crear las mejores condiciones en las distintas épocas del año, marcadas por el paso solar y las fases lunares.
Así el individuo integrado en las costumbres y cultura del grupo, participa de un todo cósmico, armonizando en ambos ciclos su esencia lunar y solar, inconsciente y consciente, intuición y racionalidad, sensibilidad y creación, oscuridad y luz, masculino y femenino, individuo y grupo, en un juego de correspondencias e interacciones míticas que llevan a la integración vital en todos los niveles, espiritual, mental, emocional, físico, colectivo, cósmico... Ayudado por los dioses míticos, bases del desarrollo de la conciencia, la experiencia y la sabiduría.

Existen las normas de interpretación siguientes:

  1. Astrología del Nacimiento, que es la exposición individual del horóscopo;
  2. Astrología Mundana o Universal

    , que prevé la división en zonas (12, 24 ó 36) de la Tierra (geografía astrológica). De esta manera se pueden hacer pronósticos políticos anuales o también afirmaciones a corto plazo sobre el tiempo meteorológico;
  3. Astrología horaria

    (horóscopo de catarchen, del griego kat-archai = "poscomienzos"), que nos dice la hora oportuna para un determinado evento. Está en contraposición a la astrología del nacimiento, ya que parte de una influencia astral continua, que uno puede utilizar por decisión voluntaria libre. En la astrología del nacimiento, por el contrario, se hace un diagnosis único y permanente del recién nacido que marca definitivamente el destino de una persona.

  4. Astrología Operativa

    que se divide en 4:

    1. Astrología Médica

      (en la Edad Media también llamada Jatromatemática), presenta un sistema de distribución (melotesis) que asigna un planeta, un signo del zodíaco y una constelación a cada uno de los órganos y miembros del cuerpo humano. La terapia se lleva a cabo según el principio de la simpatía o antipatía. Se eligirán los remedios que posean una cierta semejanza con el astro del órgano enfermo. Además se asignan los planetas y los signos del zodíaco a las plantas, teniendo en cuenta su forma y apariencia.

    2. Astrología Mágica.

      En la astrología mágica se determinan el lugar, la hora y los medios adecuados para la práctica de la magia.

    3. Astrología esotérica.

      Bajo esta denominación se resumen las formas modernas de la horoscopia o interpretación del calendario que, aun conteniendo conceptos prehistóricos de las creencias astrológicas de los pueblos, no tienen nada común con la astrología clásica.

    4. Astrología Clásica.

      Se trata de métodos de autoencuentro (encontrarse a sí mismo) que deben servir al ser humano para descifrar su vida anímica. A ella pertenecen el horóscopo de los árboles (astrología céltica), la astrología de la tierra (Sun Bear, indios americanos) y los sistemas de adivinación que tienen como base las runas.



- Detalle Astronómico (***)


El planeta Tierra y quienes la habitamos formamos parte de una espiral dinámicamente rotatorio llamado Sistema Solar. La Astrología como disciplina es quien desde hace varios milenios se ha ocupado de estudiar los movimientos que dicho sistema astronómico implica. Al ser observados desde el globo terráqueo, dichos movimientos parecen ubicarse a unos 8° a cada lado de la Eclíptica, lo que nos estaría dando una banda de 16°, dentro de la cual se encontrarían dispuestas las distintas órbitas planetarias. Cabe destacar que la Astrología incluye dentro de las entidades planetarias al Sol y a nuestro satélite, la Luna. Esto ya nos conduce a la necesidad de realizar algunas definiciones primarias:
Ecuador Celeste: Si al Ecuador Terrestre lo elongaramos y proyectaramos hacia el espacio celeste, tendríamos lo que se denomina el Ecuador Celeste.
Eclíptica: Es el círculo máximo a través del cual el Sol realiza su movimiento de rotación alrededor de la Tierra (aunque astronómicamente sabemos que es a la inversa, es la Tierra la que gira alrededor del Sol, asumimos un punto de vista geocéntrico, en tanto que la Astrología tiene en cuenta entidades que se encuentran en nuestro planeta), el cual insume un año.
Zodíaco: Es la banda de 8° por encima y 8° por debajo de la Eclíptica, en la cual se desplazan los distintos planetas componentes del Sistema Solar (incluidos Sol y Luna). El Zodíaco es por tanto una circunferencia de 360° y ya en la antigüedad se establecieron las 12 constelaciones principales (Aries, Tauro, Géminis, etc.), asignándosele a cada uno de ellos un sector de 30°, ya que el Sol permanece en cada signo aproximadamente un mes.



- Signos Zodiacales:


Entraremos a realizar una breve explicitación referente al significado de cada uno de los 12 signos zodiacales, en tanto que son de uso común y de público conocimiento en cuanto a su simbolismo básico.
Los signos zodiacales hacen a la cualidad de una experiencia, es decir, representan el cómo se expresa una energía, en nuestro caso, las energías planetarias. En una palabra, los signos son pautas que adoptaría una determinada energía arquetípica o un prisma que reflejaría la luz de acuerdo al grado de inflexión de la misma.
Lo que cabe destacar aquí es que no existen seres de ningún signo zodiacal en particular, es decir, no hay hombres ni mujeres de un determinado signo (lo mismo es aplicable a cualquier otro tipo de entidad física o noó. ¿Y ello porqu&eaucte;? Pues como afirmábamos, los signos son las pautas abstractas de una manifestación descriptiva de energías arquetípicas y por consiguiente no pueden ser encarnadas por ningún ser en particular, o sea, que la manifestación de un signo en particular excedería ad infinitum la posibilidad de su expresión por un ente en particular. Así por ejemplo, un hombre o una mujer nacidos bajo el signo de Cáncer no necesariamente serán sensibles, afectos a la familia y el hogar y de carácter protector. Más bien podríamos decir que para ese ser, independientemente de su sexo, Cáncer (o para el caso cualquier signo zodiacal) daría cuenta de un mito particular del cual el nativo habría de tomar conciencia y buscar expresarlo en una forma creativa. El signo sería así un símbolo de aquello que hemos de llegar a alcanzar para realizarnos en nuestra total plenitud.

Ahora si procederemos a una breve descripción de cada uno de los 12 signos zodiacales:
Aries: Marca el comienzo del año y el inicio del Zodíaco natural. Es la acción del ser. La impulsividad, el espíritu aventurero, el individualismo. Representa el "Yo soy".
Tauro: Simboliza los recursos, las herramientas con que contamos, tanto a nivel material como inmaterial. Implica también el como devenimos valor y seguridad. Es el "Yo tengo o poseo".
Géminis: Representa el aprendizaje mental. Es la apertura en el plano de las ideas, el lenguaje y la comunicación. Es el "Yo pienso".
Cáncer: La acción sentimental. Implica un estado de receptividad, de nutrición y protección. Es el "Yo siento".
Leo: Representa el "Quién soy" y el "Yo quiero". Es la seguridad del ser. Es la autoexpresión lúdica del propio ser. Su esencia es expresarse tal cual es.
Virgo: El aprendizaje mental. Signo analítico y discriminativo, detallista y crítico. Representa la pureza como índice de separación de lo que se encuentra mezclado. Es el "Yo analizo".
Libra: Es la acción del pensamiento y el signo más social. Se define en y por relación a. Es la búsqueda del equilibrio. Es como un espejo que refleja; es el aprendizaje a través del otro. "Yo armonizo" o "Yo equilibro".
Escorpio: Es la seguridad emocional, el "Yo deseo". Analítico, con una gran capacidad de concentración, de transformación y de regeneración. Es el Ave Fénix del Zodíaco. Buscadores de la verdad y sanadores innatos. Representa la verdad en tanto que enfrenta las cosas consigo mismas, cualquiera sea el costo.
Sagitario: Es el aprendizaje del ser. ¿Para qué soy y por qué soy?. Es la expansión, la libertad. La búsqueda de la verdad en y a través de un sistema de creencias. "Yo comprendo".
Capricornio: La acciOacute;n material. Es la ambición de lo material en forma planificada. Representa el poder y el estatus; la profesión. Es el "Yo ambiciono".
Acuario: La seguridad a nivel mental. Es la convicción y la intuición mental. Representa la humanidad, el altruismo, la conciencia social. Acuario dice "Yo sé".
Piscis: Simboliza el aprendizaje emocional, intuitivo, místico. Es el sacrificio en tanto que sagrado oficio. Es la entrega y el desapego emocional; el dejarse fluir hacia fuera, hacia lo desconocido en tanto representa el "Yo creo" en cuanto hace a la fe.

A partir de acá es sumamente importante la consideración de una serie de items mediante los cuales se pueden agrupar los distintos signos zodiacales, de acuerdo a tres secuencias básicas:

  1. Elementos o Triplicidad

    :
    Los elementos estarían dando cuenta de los componentes básicos de la naturaleza, que son el fuego, el aire, el agua y la tierra, como representantes de los diversos tipos de energía cósmica.
    Representan también funciones de la conciencia y en este sentido, y de acuerdo con la tipología junguiana, se podría realizar un emparejamiento analógico de carácter aproximativo, donde el aire se relacionaría con la función pensante, el fuego con la función intuitiva, el agua con la sentimental y la tierra con la sensorial.
    El fuego daría cuenta de iniciativa, de actividad, alegría. Sería el espíritu que contiene en sí mismo su propia razón de ser. Irreflexivo no irracional, espontáneo, etc.
    Su forma de conocer sería mediante la intuición y su gran miedo sería el perder la libertad. (Aries, Leo, Sagitario).
    El aire es la mente; cambiante, mutable y comunicativa. Es curiosa, movediza, volátil, desapegada. Su forma de conocer sería a través del pensamiento y su gran miedo radicaría en la posibilidad de perder la objetividad. (Géminis, Libra, Acuario).
    El agua es el sentimiento, la imaginación, el misterio, lo desconocido, lo oculto, lo sutil, lo velado. Es un elemento "mudo". Conoce a través de los sentimientos y su principal miedo es que no hubiera algo que lo contenga. (Cáncer, Escorpio, Piscis).
    La tierra representa la seguridad, el sostén, la productividad, el realismo, la confiabilidad, la fuerza, la abundancia, la tesonería. Su forma de conocer sería a través de lo concreto, lo real y su principal miedo radicaría en la falta de apoyatura, de seguridad, de algo tangible y visible. (Tauro, Virgo, Capricornio).

  2. Hablamos en estos casos de triplicidad porque cada elemento incorpora en su interior a tres signos zodiacales.


  3. Modalidad o Cuadruplicidad

    :

    La modalidad da cuenta de patrones orientativos de accionar. De esta manera los signos se agrupan en tres modalidades (cuatro signos por modalidad).
    Cardinal: Es un movimiento centrífugo, dirigido hacia fuera, hacia un objetivo, con una direccionalidad. Representa la creación, el actuar, el impulso original. Es el impulso para iniciar y llevar a cabo algo.
    Fijo: Es la protección, la fijeza de algo; implica el sostenimiento y mantenimiento de lo ya creado. Da cuenta de la estabilidad.
    Mutable: Implica alteración, transformación, cambio. Es el futuro; lo que ha de venir. Es el aprendizaje en tanto que incorpora algo nuevo. Cabe destacar que todos y cada uno de los elementos se expresan en una determinada modalidad.


  4. Polaridad energética o Dualidad

    :
    Son las fuerzas del yin (negativo, femenino, pasivo, etc.) y el yang (positivo, masculino, activo, etc.). Son cualidades arquetípicas de la energía. Los elementos fuego y aire son yang y el agua y la tierra son yin.



SIGNO
ELEMENTO
MODALIDAD
POLARIDAD
Aries
Fuego
Cardinal
+
Tauro
Tierra
Fijo
-
Géminis
Aire
Mutable
+
Cáncer
Agua
Cardinal
-
Leo
Fuego
Fijo
+
Virgo
Tierra
Mutable
-
Libra
Aire
Cardinal
+
Escorpio
Agua
Fijo
-
Sagitario
Fuego
Mutable
+
Capricornio
Tierra
Cardinal
-
Acuario
Aire
Fijo
+
Piscis
Agua
Mutable
-

- Planetas:


Los planetas son básicamente 10, y algunos astrólogos usan también un planetoide llamado Quirón.
Representan energías que pueden ser consideradas como verbos, en tanto que representan acciones. Por ejemplo, Marte afirma, Venus armoniza. Es decir, en tanto que son descriptivos de una determinada acción representan motivaciones e impulsos psicológicos.
Cada planeta podrá encontrarse en uno de los 12 signos ya comentados, los que darán cuenta de como y de que manera se expresarán. Así tenemos que por ejemplo Marte se afirmará de una manera ariana o canceriana según el signo zodiacal donde se encuentre, Mercurio se comunicará de manera capricorniana o acuariana, y así sucesivamente.
Además los planetas tienen diferentes correlaciones anátomo-fisiológicas. Por ejemplo, el Sol se relaciona con el corazón, Júpiter con el hígado, Saturno con los huesos, etc.

Una breve reseña del significado arquetípico de los planetas podría ser el siguiente:
Sol: Simboliza el deseo del individuo por y de llegar a ser él mismo. Es la necesidad de expresarnos y de llegar a manifestar y realizar lo que somos en esencia y lo que debemos cultivar para dejar al descubierto nuestro verdadero ser.
Luna: Representa nuestras necesidades básicas; como las brindamos y como las esperamos recibir; como nutrimos y esperamos ser nutridos, por y a los demás y nosotros mismos. Es nuestro niño y nuestra madre interiores.
Mercurio: Es la función vincular. Representa la comunicación, el llevar y traer, el movimiento, la información. Se relaciona con los brazos y con las manos y por ende con el entorno circundante y lo que podemos manipular.
Venus: Es la función hedonista por excelencia. Representa lo que uno quiere y desea y lo que a uno le gusta. Es el arquetipo de la belleza, la sensualidad (Tauro) y la estética (Libra). Es el amor tanto el sensual (Tauro) como el platónico (Libra). Es un arquetipo valorativo, en el sentido de lo que me gusta, lo que deseo, con lo que armonizo y soy afín.
Marte: Es el arquetipo de la voluntad y la autoafirmación. Es como nos dirigimos hacia lo que queremos; nuestro particular modus operandi. Es el agente del disfrute que desea Venus.
Júpiter: Representa la expansión, la incorporación. El aumentar, ampliar, agrandar. Júpiter dirá: "No estás solo. Lo que crees que es una personalidad aislada en verdad es un ser que no tiene límites". Es la confianza innata; es el "ahora no puedo, pero sé que en algún momento lo logaré". Es la esperanza, el donde encontramos fe y confianza; donde vemos oportunidades.
Saturno: Es el maestro de las limitaciones, de la mortalidad, el tiempo, las pruebas. Son los límites, el conservadurismo, el miedo, la responsabilidad. Saturno nos dice: "Estás seguro de encontrarte preparado para enfrentarte a..." Es el miedo a fallar, pero también el preguntarse el porqué de una experiencia; lo que debemos aprender de ella.
En su aspecto positivo es el aprendizaje pragmático; el arquetipo del anciano sabio. Es el destino, la autoridad. Es la barrera que una vez atravesada, luego de variadas y arduas pruebas y obstáculos se convierte en un conocimiento que se hace carne en nosotros, que se transforma en un capital propio y único que nunca nos abandonará.
Urano: Es el primero de los tres planetas llamados "exteriores". Simboliza lo brusco, lo sorpresivo, lo inmediato. Implica la necesidad de estar abierto a lo que sea y un estar en permanente contacto con lo nuevo. Es la intuición mental, la capacidad de descubrimiento, de "insight".
Urano busca romper con lo viejo y estancado. Es lo nuevo, lo original, el progreso, la invención, la libertad por la libertad en sí.
Neptuno: Es el arquetipo de lo místico, de la trascendencia y/o la desintegración del ego. Es donde nos sentimos impotentes porque los límites de la realidad se difuminan, ya sea para bien o para mal. Es la inspiración y la aspiración a trascender y abandonar lo ilusorio, pero también representa la inercia y el dejarse llevar. Son los sueños, las drogas, la mística, en una palabra todo lo que nos ayude a hacer abandono del ego.
Neptuno dice: "Si soy infinito, ¿por qué vivir en un mundo de limitación?".
Plutón: Simboliza el poder y la energía subterráneas. Es la capacidad de transformación y de resurrección de las cenizas. No es una fuerza con la que uno pueda negociar ni transar.
Es una fuerza implacable; no de medias tintas.
Existe en Plutón una necesidad de destruir para poder construir desde cero algo totalmente nuevo, de ahí su relación con las crisis.
Donde se encuentre emplazado en la carta astral es donde algo "viejo" de uno debe morir para que pueda nacer algo "nuevo". Muestra donde hay algo oculto que necesariamente debe emerger a la luz y que para arrancarlo de raíz hay que hacer fuerza, pues en tanto que acción radical nos transformará y nos purificará.







- Casas:


Así como el Zodíaco se determina por el movimiento de traslación de la Tierra alrededor del Sol (pero visto desde la Tierra), las casas astrológicas, que también son 12, surgen del movimiento del globo terráqueo alrededor de su propio eje en el lapso de aproximadamente 24 horas.
Las casas configuran la esfera de acción de las energías planetarias, son los ámbitos de la vida cotidiana en donde tendrán lugar los sucesos.
Existen diferentes sistemas para la división de la carta astral u horóscopo en casas. El menos utilizado en la actualidad es el sistema de casas iguales, el cual adjudica a cada una 30° de arco. Después tenemos los sistemas espaciales que toman como punto de referencia a algún círculo de la esfera celeste (primera vertical, ecuador celeste, etc.) y los sistemas temporales que se basan en el tiempo requerido para que un determinado punto (por ejemplo, el Ascendente) recorra un arco de la esfera celeste. Actualmente los sistemas más usados son los sistemas temporales y entre ellos Placidus, Koch, y Topocéntrico.
Generalmente se considera la división de la carta en ángulos. Así un observador situado en la Tierra, a cualquier hora del día, independientemente del lugar donde se encuentre apostado, verá que hay un signo que se eleva por el Este. Al grado de ese signo se le llama Grado Ascendente y al signo zodiacal se le denomina Ascendente o Signo Ascendente. (En la figura es la flecha de la izquierda) Por oposición (a 180°) tenemos el punto opuesto al que denominamos Descendente.
De la misma manera, para dicho observador habrá un signo y un grado que se encuentran en la cúspide del meridiano superior, que es un punto situado al Sur y que se denomina Medio Cielo (MC) (en la figura es la flecha de la parte superior) y un punto inferior situado al Norte que es el Bajo Cielo (IC o Imum Coeli).
Estos puntos configuran dos hemisferios y cuatro cuadrantes y tanto para los sistemas espaciales como para los temporales mencionados, los cuatro ángulos se corresponden con las cúspides de las casas de acuerdo al siguiente ordenamiento: el Ascendente es la cúspide de la casa 1; el IC es la cúspide de la casa 4; el Descendente es la cúspide de la casa 7; y el MC es la cúspide de la casa 10. De acuerdo al sistema de división de casas que decidamos utilizar será el cómo habremos de calcular las 8 casas restantes.

A continuación procederemos a especificar suscintamente el significado de cada casa:
Casa 1 o Ascendente: Es el cómo nos enfrentamos a la vida; la máscara que usamos. Es la lente a través de la cual percibimos y por ende configuramos la experiencia y el mundo que nos rodea.
Casa 2: Es la casa de nuestros recursos y valores. Es lo que tenemos como propio y como nos relacionamos con ello. Es lo que valoramos porque nos hace sentir seguros (por ejemplo, el dinero).
Casa 3: Es el entorno circundante y lo que en él encontramos. Es nuestro medio ambiente y como nos relacionamos e interactuamos con él. Por ende es también el lenguaje y la comunicación. Los hermanos y vecinos.
Casa 4 o IC: Es el hogar, lo íntimo. Puede representar a la madre y/o al padre. Es nuestra base de operaciones, a partir de la cual se construye y se constituye el resto de la carta.
Casa 5: Es la autoexpresión. Es todo aquello que nos permita expresar el quienes somos; donde devenimos como alguien especial, donde nos sentimos el centro alrededor de lo cual todo gira. Se relaciona por ejemplo con los hijos, con los hobbies, etc.
Casa 6: Es donde entramos en contacto con los límites y a través del conocimiento de los mismos llegamos a una definición más clara de nosotros mismos. Es la correlación entre el mundo interno y el mundo externo. Se relaciona entre otras cosas con el trabajo y con la salud.
Casa 7 o Descendente: Es la casa de los otros, donde proyectamos rasgos positivos y/o negativos, que si bien nos pertenecen somos inconscientes de ellos y los vivimos por intermedio de otros. En este sentido se relaciona con la pareja, con el matrimonio, con los enemigos manifiestos, con los socios, etc.
Casa 8: Es la casa de los recursos ajenos (por oposición a la casa 2). Es lo que se comparte; es como nos fundimos y nos entregamos a otros. Es la fusión con el otro y por ello se relaciona con la muerte, con el sexo, con lo oculto, etc.
Casa 9: Por opuesta a la 3 da cuenta de los grandes significados, de los porqué de la existencia. Es la casa de los viajes largos, la filosofía, la religión, etc.
Casa 10 o Medio Cielo: Es el como deseamos manifestarnos en el mundo, como deseamos devenir reconocimiento. Conjuntamente con la casa 4 configura el eje parental, pudiendo representar a la madre y/o al padre. Es también la casa de la fama, de la profesión, del estatus, etc.
Casa 11: Por oposición a la 5, el centro no estaría aquí en mi sino en el grupo del cual nos sentimos parte integrante. Por consiguiente se relaciona con los ideales, los amigos, las esperanzas. Es la casa de la conciencia social y ecológica.
Casa 12: Representa el anhelo de disolución y trascendencia del ego, de la pérdida de los límites (opuesta a la 6). Representa el ámbito del inconsciente, sobre todo del colectivo. Es lo reprimido, la sombra junguiana y por ello se dice que es la casa de los enemigos ocultos. En tanto es la entrega del ego a un poder superior, se relaciona con los sueños, las drogas y también con los hospitales y los centros de reclusión.



- Aspectos:



Técnicamente los aspectos son la longitud medida en grados que configuran un arco. Los aspectos muestran el potencial de cambio de una carta a través de la distribución de los planetas en la misma, o sea, implican un diálogo entre los planetas (también incluimos al Ascendente y al Medio Cielo) que se encuentran en relación angular. Cuando hay aspectos queremos afirmar que existen relaciones entre energías distintas. Son un experimentar algo y cabe recalcar que son más importantes los planetas que se encuentran en relación que el tipo de aspecto.
Los aspectos se dividen en mayores y menores en cuanto hace al grado de manifestación de los mismos en y a través de experiencias, manifiestas o no. Los aspectos mayores y por ende más comúnmente utilizados son: la conjunción (aspecto del 1); la oposición (aspecto del 2, resultado de dividir 360°/2 = 180°); el trígono (aspecto del 3, o sea, 360°/3 = 120°); la cuadratura (90°); el sextil (60°); y el quincuncio o inconjunto (150°).

El orbe sería el grado de tolerancia o desviación permitido a cada lado del aspecto exacto. Por ejemplo, decir que en una cuadratura se permite un orbe de 8°, implica que se la considera en el entorno de los 90° + 8°.
Una descripción suscinta de los aspectos más utilizados es la siguiente:
Conjunción (0° + 10°) : Ambas funciones planetarias se fusionan en mayor o en menor grado, sin conciencia de ello. Es el aspecto más potente y el grado de armonía o disarmonía dependerá de los planetas involucrados.
Oposición (180° + 10°) : Es un aspecto de oposición y de complementariedad. Generalmente la persona toma partido por uno de los planetas y proyecta el otro. Ambos planetas están frente a frente uno del otro. Es como un choque de fuerzas y por ende es algo que resulta muy visible para la persona.
Trígono (120° + 8°) : Es un aspecto fluido, de armonía y equilibrio. Da la idea de tener una serie de recursos a mano y a disposición. Es un símbolo de oportunidad y de realización.
Cuadratura (90° + 8°) : Es un aspecto de fricción, que evoca terquedad y obstáculo. Da idea de una situación donde hay fuerzas que empujan en direcciones no compatibles. Es un aspecto de acción, pero donde esta es conflictiva.
Sextil (60° + 4°) : Es un aspecto que otorga cualidades mentales además de capacidad de trabajar en conjunto.
Quincuncio (150° + 4°) : Es un aspecto paradojal, levemente inarmónico, de no fácil integración. Es como una picazón que no nos podemos rascar, que por momentos alivia y que por otros molesta, de ahí su carácter paradojal.

Cabe señalar que cualquiera de estos aspectos puede contribuir en mayor o en menor medida a nuestra evolución consciente. Por ejemplo, si bien generalmente se habla del trígono como de un aspecto favorable, no siempre es así. Ello dependerá del conjunto de la carta y del grado de evolución del ser en cuestión.
En relación a los aspectos, pueden formarse en una carta distintas figuras geométricas que reciben la denominación de configuraciones planetarias, como ser por ejemplo, las más usadas el stellium, el gran trígono, la gran cuadratura, la T cuadrada, y el yod entre otras. También se estudia si se trata de un aspecto aplicativo o separativo; si es un planeta sin aspectos (cabe agregar acá que también se analiza si es el único planeta en un elemento y/o en un signo y/o en una modalidad y/o en un cuadrante, etc.).
Consideramos que esto ha de configurar un resumen breve, conciso y concreto que permitirá, es nuestra aspiración, un mayor acercamiento y una mejor comprensión de lo que la Astrología representa en cuanto disciplina que es una ciencia-arte-técnica.


- Carta Astral:


Cualquier estudio astrológico serio debe partir de la confección de un gráfico, llamado comúnmente Carta Astral o Carta Natal, que es la base para todos los demás cálculos específicos y detallados.
La Carta Astral o Carta Natal es un mapa astronómico o es m´s bien una imagen del cielo tal como se veía en el lugar y en el momento en que nacimos extraordinariamente preciso en el cual figuran, desde la óptica de un observador situado en la Tierra, las posiciones de los diez planetas considerados en la Astrología, su ubicación por signo y casa, y las relaciones armónicas o disarmónicas (aspectos) existentes entre ellos. La carta se calcula para un momento único en el tiempo y para un espacio determinado a través de coordenadas geográficas (latitud y longitud). Cada carta es única e irrepetible.
De la combinación adecuada de los significados de todos estos símbolos el astrólogo podrá sacar un preciso análisis del sujeto o el acontecimiento consultados y determinar las líneas más probables de evolución. Podríamos definir, como conclusión que, la carta natal es "un gráfico codificado de nuestra personalidad" que nos ofrece informaciones acerca de nuestras tendencias, sentimientos, talentos, debilidades y ansiedades.



CARTA ASTRAL




Fuente de información:
(*) Fragmento del libro Introducción a la historia de la Astrología - Demetrio Santos.
(**) May Montoya Molina - http://www.jaleo.org/may/astrologia/astrologia.htm.
(***) Germán Pastorini - Licenciado en Psicología - http://www.monografias.com/trabajos12/ astrolg/astrolg.shtml#intro




Copyright © 2004 - Todos los derechos reservados
Juan Noziglia - The Netherlands