EL  ARCÁNGEL  METATRÓN, SAMAEL  O  JOFIEL



La historia que envuelve este nombre es bastante compleja, pues así como tradiciones antiguas lo señalan como un ser relacionado al mal, existen tradiciones que lo engalanan como un ser de luz.
En los escritos rabínicos, Metatrón figura como el más grande de todos los ángeles, pero como ángel cristiano, figura entre lo divino y lo demoníaco. Como figura talmúdica se asemeja a la destrucción y a la seducción porque El Talmud, habla de Samael, como "el ángel guardián de Esaú". Samael es el ángel que representa la severidad de Dios, pero también el poder para lograr la victoria por encima de la adversidad.
Aquellos que lo consideran como un espíritu divino, lo identifican con los nombres de: Príncipe de la Faz Divina, Rey de los Ángeles, Ángel de la Alianza y YHVH que son las iniciales del Tetragrámatron, que es el signo de Jehová. En cambio quienes lo identifican como una figura demoníaca, le adjudican el nombre de Hasatán, que significa el Adversario, que es la prefiguración de Satán.
Sin embargo, si nos atenemos a las atrocidades que ordena realizar a los peregrinos del desierto en contra de sus enemigos, Metatrón es asociado al demonio envuelto en fuego devorador.
Sus atributos pueden ser una espada, una lanza o un martillo.
Su planeta regente es: Marte
Vela: Roja
Día: martes
Signo zodiacal: Aries.





Fuentes de información:
- Gnomos, Duendes y Ángeles de Claudio A. Reisel.




Copyright © 2004 - Todos los derechos reservados
Juan Noziglia - The Netherlands